La putita aprendió su lugar como mi hembra cuando le dejé rojas las nalgotas de tanto que le metí brutalmente la verga y por la nalguiza que le pegué para que dejara de chillar.
Descargar Vídeo
67.370 visitas
| REPORTAR
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…
La putita aprendió su lugar como mi hembra cuando le dejé rojas las nalgotas de tanto que le metí brutalmente la verga y por la nalguiza que le pegué para que dejara de chillar.

La maestra de chino me agarró de su chofer a lo largo del semestre. Pero me dejé explotar porque sabía cómo se la iba a cobrar a la putona. Así que luego de estarla convenciendo de que se dejara meter una buena reata mexicana, agarré y un día que la pasé a buscar no la dejé salir de su casa. La empujé contra la pared y empecé a comerle los pezones. Quiso empujarme, pero entonces arranqué los botones de su pantalón y le metí dos dedos en la panocha. Ahí perdió la putita porque empezó a mojarse y no pudo resistirse y empezó a gemir de placer. Solita me empezó a agarra la verga, pero tenía que mostrarle quien era el macho, así que la agarré del pelo y empecé a cogerle la boca y, con la misma brutalidad, la empiné para meterle la reata. Comenzó a chillar de lo cabrón que la estaba cogiendo, pero de pronto le temblaron las piernas cuando se chorreó de placer.

Ver comentarios

Comentarios

Embed