Apenas tiene diecinueve años y la putita ya menea el culo tan chingón que me hizo botarle la leche caliente hasta el fondo de la panocha.

2:30 1420 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

La golfita de primita tiene reputación de niña bien que cuida su virginidad para el matrimonio dentro del núcleo de una familia católica. Pero yo sí sé quién es la vieja en realidad, lo putita que puede llegar a ser pese a lo jovencita que es. Fue ella la que se me insinuó, fue ella la que se aseguró de ponerme tan caliente que nubló mi razón y un día, en casa de mis tíos, terminé azotándola contra el suelo, empinándole el chile hasta el fondo de su vagina de un modo tan salvaje que vi correr un hilito de sangre. Pero la golfita no se chiveó y gemía como la más fácil de las putas, pidiendo que le diera más verga, que la hiciera mi puta. Tan chiquita y tan fogosa la primita.