Aprieta tan rico el chocho candente de mi prima, que me valió verga que salpicara los asientos del carro con sus jugos de perra en celo.

1:57 1954 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

Con todo y que trato mejor a ese pinche coche que a cualquier vieja, no sé qué tiene la panocha deliciosa de mi prima Sandra que simplemente me hizo perder la cabeza y terminé cimbrándole la panocha en el carro hasta dejar impregnado en los asientos el olor de sexo caliente. Me quería morir cuando vi las manchotas que dejó su papaya mojada en los asientos, pero a la vez se me volvió a parar la verga de recordar la cogidota que le había puesto. Ni pedo, pagué un chingo para que me lavaran los interiores. Pero la hembra tiene un poder sexual tan intenso que ejerce a placer sobre de mí, que no habían pasado ni dos días y ya la estaba empinando de nuevo dentro del carro. Sé que estoy jugando con fuego, porque además es bien pinche chismosa e intensa la Sandra, pero simplemente no puedo dejar de disfrutar de ese chocho apretado.