Aunque ya la dejé bien preñada, la putita de mi cuñada nomás no es discreta y me da unos calentones bien ricos con sus tetas cuando voy a visitarla a su casa.

3:40 1097 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

Desde que nos conocimos, justo antes de su boda, surgió una tensión sexual bien cabrona entre mi cuñada y yo. No podía estar en la misma sala que ella porque se me paraba la verga de verla tan chula y nomás no se me bajaba hasta que me hiciera una chaqueta oliendo unos calzones usados que me dio ella. Eventualmente no pudimos controlarnos más y acabé serruchándole la panocha casi todas las mañanas, apenitas mi hermano se iba para la chamba. Por eso creo que el bebé que está esperando en verdad es mío, pero como a mí no me dijo nada, mejor ni me meto, más fácil para todos. Pensé que ahí iba a pararle, pero creo que las hormonas la tienen más calenturienta que de costumbre porque hasta ha llegado a faltar a la chamba para que yo la siga serruchando.