Ayudando a la doñita a conectar una verga. Me llamó para conectarle el gas pero al final salió la verdad de lo que necesitaba su cola

1453 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…
Descripción

La vecina es una madurita con todo lo que un cachondo como yo pudiera desear. La neta siempre se me había hecho que era bien puta la doña, seguido vienen hombres a visitarla en la tarde y normalmente se van hasta el día siguiente. Nunca me imaginé que yo iba a ser parte de su lista. El otro día me dijo que le echara la mano a conectar su cilindro de gas. Ya estando en su casa me dijo lo que en realidad quería que le conectara.