Bien rico que se le meneaban sus nalgotas de sandía a la morenita michoacana, que me sacó todo el licuado de banana dentro de su panochita estrecha.

1:10 1123 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

Cuando mi tía me presentó a la hija de su amiga no podía creerme que una nena tan hermosa fuera familiar de la horrible amiga anciana de mi tía. Pero vaya que era real esta diosa michoacana, que vino a la capital para cuidar de su tía, ya que es enfermera. De sólo verla mover el culo de aquí para allá se me puso bien tiesa la macana y ya quería yo darle chile, pero hacía esfuerzos sobrehumanos porque no se notara que ya hasta había mojado mi pants con los líquidos que emanaban de mi verga. Ella se dio cuenta, pero en vez de enfadarse pegaba su culito más a mi verga, torturándome, porque no podía bajarle en ese momento lo putita…