Con esos gemidos no sabía si estaba sufriendo o sintiendolo bien rico!

134 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

Pasó a mi casa para decirme que quería ir a comer, como había llegado en Uber la cabrona tuve que sacar mi auto y nos fuimos a un restaurante en Polanco, yo sabía que ella era fresilla y que uno de esos lugares en los que estaban los de su clase bastarían para poder llevarmela a algún motel después y como si fuera un puto Nostradamus así fue, me dijo que tenía ganas de pasar a un motel para que la llenara de placer porque ya no podía esperar más a sentirla por dentro, ya ahí y medio encuerada la puse en cuatro, echó unos tremendos gritos, lo estaba disfrutando tanto que con esos gemidos no sabía si sufría o lo sentía rico.