Culeando con mi morra a la salida de la escuela

12 min 81 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…
Descripción

Tengo una adicción sexual por las morritas más chavas que
yo, siempre me han fascinado la inocencia de sus ojos y, sobre todo, la firmeza
de sus carnitas jóvenes y la calentura tan chingona con la que cogen. Es cierto
lo que dicen de que son bastante torpes al principio por la falta de
experiencia, pero todo lo que hay que hacer es ser paciente durante un tiempo
para que la morrita aprenda a culear como a uno le gusta y, cuando al final
consiguió dominar la manera de chuparte el pito o cabalgar sobre la estaca, no
se olviden de recompensar a la morra con una mamada de concha chingona,
lamerles la pepita en círculos hasta que la vieja se corra a chorros en su boca
y salpique su cara con sus jugos de hembra