Echándome un rapidín con la vecina en la sala mientras mi esposa duerme en el cuarto, la neta me desleché chingón por la adrenalina de que nos cacharan.

00:41 1467 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

Mi esposa padece depresión y ya casi no me acuesto con ella. Sigue estando rebonita, y la neta por mí yo le daría verga todos los días, pero está muy mal desde que perdimos al bebé que esperábamos y ya no quiere coger. Por más que la quiero, soy hombre y tengo necesidades, lo cual entendió muy bien la vecina. Un día me la encontré en la calle y me preguntó que tomaba mi esposa y a qué hora, le dije que una vez al día, pero que cuando se echaba sus pastillas se dormía por horas. La putita aprovechó y comenzó a venir a seducirme mientras mi mujer seguía en la cama. Un día nos besamos, se dejó mamar el chocho y comenzó a gemir de placer. Quise callarla, pero me excitaba tanto la idea de que nos cacharan, que en lugar de hacerlo comencé a darle más y más dura para hacerla gritar mientras se corría, y ni así se despertó mi vieja!