Güereja infiel se monta en mi reata hasta salpicar el piso

5 min 63 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 2,00 de 5)
Cargando…
Descripción

No hay como una zorrita blanquita para deslechar los huevos
de un malandro morenito como yo, chiquito pero cogelón, feo pero mucho más
efectivo para la cogida que los maridos estirados de estas “damas” que no
pueden esperar cruzar la puerta de sus casas para convertirse en unas putas
guarras que comen chile del pueblo para hacer vibrar su chocho de placer. Esta
vieja es bien mamona cuando la vez en la calle, jamás reconocerá que se come la
verga de su jardinero, pero cuando su esposo se va, la puta se pone una
lencería cachonda y me llama para que suba a su cuarto a exprimirle la papaya
con mis reatazos que la hacen gemir como una puta de la Merced