Hija de un político, esta escort pelirroja no se abre de piernas por necesidad sino por el placer de recibir machos que la hagan sentir la más sucia de las putas.

14:04 1121 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

Mi morra me contó que su amiga era adicta al sexo y se prostituía por placer. Como ya la conocía, me calenté un chingo y me pasaba el día fantaseando en cogérmela de a perrito y jalar sus cabellos pelirrojos mientras le zampaba la verga bien duro. Así que conseguí su número con unos amigos y le pedí que fuera a un hotel. Cuando me vio entrar me dijo “así que tu novia no basta”, se acercó a mí y sacó mi verga que comenzó a crecer en su boca con los ricos chupones que me daba. Le pedí que se desnudara y se masturbara la panocha para mí. Cuando se corrió fui a comerle los jugos y a zamparle mi fierro tan sabroso que me he vuelto su cliente regular, a condición de que no le diga a nadie hija de qué político es.