La chacha se gana una lana extra por lo rico que coge

6 min 79 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 3,00 de 5)
Cargando…
Descripción

La verdad no sé por qué, pero tengo una atracción sexual
bien cabrona, una especie de fetiche personal, por las putipobres cachondas.
Entre más jodida se ve que está la vieja, por alguna razón me prende más. Con
todo, la neta sí me da un chingo de miedo irme a meter a Tepito o a Iztapalapa
y no me atrevo casi nunca a chingarme a una de esas viejas que tanto me laten.
Por suerte, la otra vez descubrí a la chacha metiéndose los dedos en la papaya
en el baño, oliendo mis boxers usados. Puta, no hace falta decirles lo jarioso
que me puse, tanto que abrí enseguida la puerta y me saqué la anaconda a la que
la putita se prendió como bebe tomando pecho, la mamó tan sabroso que me la
cogí en ese momento