La excita el sexo duro y que la coja brutalmente por cualquiera de sus hoyitos, desde la boca hasta el culito.

6:31 1510 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 3,50 de 5)
Cargando…
Descripción

Lo que me encanta de mi perra en turno es que no se agüita y aguanta vara que la coja brutalmente por el hoyo que más se me antoje. La mayoría de las morras se quejan cuando uno comienza a empujarles el chorizo enterito en la garganta, sin saber que sus arcadas que aprietan mi verga son lo que más me excita. Pero esta golfita golosa aguanta y se la pasa toda entera, dejando que su garganta me desleche mientras sus lágrimas resbalan hacia mi verga. Si vengo armado para una segunda culeada, se empina sin quejarse y se la ensarta de un sentón hasta los huevos, gimiendo de placer mientras mi reata va exprimiéndole la papaya.