La morena sabrosa de mi vieja es adicta al sabor de mis mecos y no hay día que no me pida su lechita caliente antes de dormir.

1:34 1205 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

Actualmente tengo dos trabajos como obrero en obras en construcción, por lo que se imaginarán que me paso todo el día chambeando y llegó agotado a mi casa. Por suerte, mi vieja es la puta ama y siempre que llego tiene la casa limpia, la cena lista y preparado mi desayuno del siguiente día. Pero además, como sabe que por muy cansado que esté siempre quiero deslecharme, me lleva a la cama cuando acabo de cenar, me desviste, me recuesta sobre la cama y, mientras descanso, se arrodilla entre mis piernas para comerse mi chile hasta la garganta y mamarla bien sabroso hasta que le lleno la boquita de leche mientras ella se dedea o me pone la panocha para que se la coma en un 69. Sin duda, soy un pinche suertudo.