La morra nomás iba a prender el bóiler sin meterse a bañar

1:05 1302 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…
Descripción

He conocido a muchas perritas calientes que me han deslechado bien rico los huevos, pero esta perra con su chochito rosado y su piel blanquita y suave, definitivamente es mi favorita. Con todo y que hubo click de inmediato con la chava y ella no paraba de calentarme el rabo, intentó hacerse la difícil y la mera neta eso me caga un chingo. Me hice pendejo y la dejé juguetear conmigo y con mi fierro durante la fiesta, y ya que se estaba acabando el desmadre me ofrecí a llevarla a su cantón. En el camino se quedó dormida y me la llevé a un motel, y aunque al principio me decía que no quería, que tenía novio y cuanta mamada se le ocurrió, apenas sintió mis dedos estrujar su pepita deliciosa comenzó a estremecerse de placer y se abrió de patas para que le macheteara la panocha.