La sabrosa hija tetona de mi contador intenta gemir quedito para que su papá no nos escuche coger mientras hablo con él.

00:59 122 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

Fue culpa del contador que llevó a la sabrosa de su hija con el lobo. Desde que la conocí sentí el impulso de empinarla para comerme su panocha joven, así que la contraté de mi asistente. La morra entendió rápido que iba a tener que abrirse de piernas para crecer en la empresa y la neta aprendió chingón a exprimirme los huevos con su chocho caliente y apretado para ir ascendiendo. Es toda una golfa pervertida y le encanta escuchar que hablé con su papá mientras le estoy zampando la verga y la neta cada vez hacemos cosas más arriesgadas, como cochar en la oficina a plena luz del día. Pero es que es una diosa y díganme, ¿qué hombre podría resistirse a esas tetas morenas?