Las tetas sabrosas de la putona de mi tía me vuelven loco, sobre todo cuando la mete entre sus chichotas para exprimirme los huevos

3:54 1186 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

Desde que la dejó mi tío, mi tía dejó salir la puta que tenía bien escondida y se volvió la golfa del barrio. Después de escuchar lo golfa que es y cómo ya se había comido la verga de varios de mis cuates, ya estaba yo bien caliente y fui a verla. La encontré recién bañadita, tapada únicamente con una toalla. Le dije “tía, pero qué rica que te ves” y me respondió “¿tú crees?”, dejando caer enseguida la toalla para que contemplara su cuerpo desnudo. La cargué entre mis brazos y rodeo mi cintura con las piernas para clavarse mi pito bien al fondo de su panocha. Terminó bien bañadita, pero de mi leche, y desde entonces aprovecho sus habilidades sexuales para deslecharme.