Le dejé bien cremosa la puchita a mi reina hermosa, que no dejaba de estremecerse de placer con cada arremetida de verga.

00:47 1091 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

Aunque la morrita estudia de tarde y yo de mañana, el destino buscó el modo de hacer que nos encontráramos. Jamás había conocido a una hembra como ella, porque no sólo está bien rica con sus nalgotas morenas y sus ricas chichotas, sino que además es una belleza de persona que me ha hecho enamorarme perdidamente de ella. Pero es más que eso: no sólo es la novia perfecta frente a la gente, sino que también es una putona caliente en la cama. No hay vez que estemos a solas que no me saqué el chile del pantalón para mamármelo y ponérmelo bien tieso para que se lo talle bien rico en su culito goloso.