Le quedó bien rojo el culo de lo rico que se lo abrí en su primer anal, pero le gustó tanto a la morra que luego luego se andaba clavando ella sola.

10:17 1621 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

Desvirgar anitos apretados y calientes es mi especialidad, hasta la fecha no hay vieja que se resista a los métodos que tengo para ponerlas bien jariosas hasta el punto que ellas solitas se empinan para tragarse toda la reata enterita por su culo. Primero, es darles confianza, literal, para que se abran sin miedo. Conseguido eso, hay que aprender cómo consentir su pepita para que la vieja terminé aventando sus chorros en tu boca. Aprendido eso, hay que levantarle el culo y combinar los lengüetazos a su chocho con otros a su culo, así hasta que se moje la putita y entonces usar sus jugos para írselo lubricando hasta que tres dedos entren fácilito en su colita y ahora sí, es hora de meter la guajolota en su cuevita trasera.