Los entrenadores empedamos a la dueña del gym y la cogimos brutalmente

18:16 88 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

En la posada de Navidad los entrenadores decidimos vengarnos de la dueña del gym donde trabajamos por alzada y creída, la empedamos y ya bien borracha entre todas la llevamos a la cama y nos sacamos las vergas para pasarlas por sus chichotas y untarle los huevos en su cara. La golfa enseguida sacó la lengua y se abrió de piernas, lo que nos calentó un chingo y empezamos a chingárnosla por la boca y por la pucha, mientras la zorra se estremecía y se chorreaba una y otra vez apretando bien rico nuestras vergas y desechándonos sabroso. Desde entonces la vieja se ha vuelto más amable y hasta nos ha subido el sueldo…a cambio de que le serruchemos su raja caliente todos los días.