Luego de comerle a lengüetazos su puchita sin pelos, se estremeció tan chido de placer que me dejo desvirgarla suavecito.

2:09 1466 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

No hay nada más sabroso que estrenarle el chocho a una nenita inocente que apenas descubre los placeres de su cuerpo. Es bien excitante saberse el hombre que le está enseñando a disfrutar de todos los orgasmos que su panochita multiorgásmica puede brindarle. Esta chava, por ejemplo, estaba tan caliente y emocionada por su primera vez que hasta se quitó los pelos del chicloso para que pudiera bajarme a comérselo hasta sentir como su papaya empezaba a chorrear sus jugos directito en mi boca sedienta de su leche de hembra en celo. Luego de hacer que se corriera por primera vez, ya no tuve que rogarle mucho para que ella solita se abriera de patas y se clavara mi verga en su panochita virgen.