Me cojo a nuestra joven empleada doméstica en la cama que comparto con mi mujer. La putita está tan estrecha que merece un aumento.

15:51 1852 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

Mi mujer empezó a chingar con que necesitaba ayuda con las labores de la casa así que, para que dejara de joder, acepté que contratara a esta nenita chiapaneca. Un día que la la vi empinada limpiando unos muebles y parando la colita, se me paró la verga cabrón y, como mi vieja había salido a hacer unas compras, aproveché para untarle el camarón en su colita morena. La putita se hizo a un lado, pero como le dije que podía ganar mucho si se portaba bien conmigo, se dejo besar el cuello y agarrar las tetas. Le dije que fuera a desnudarse al baño y, cuando entró en la habitación, yo ya tenía todo listo para grabarla chupando mis huevos y montándose en mi palo, con la energía y las ganas que mi señora ya no tiene, hasta exprimirme los huevos como hacía años que no me corría. Cumplí con mi palabra y ahora estamos felices los tres: mi vieja con su ayuda, la putita con su dinero y yo con un culito sabroso y estrecho donde descargar cada vez que quiera.