Mi compadre necesitaba urgente una feria, así que le dije que rolara a la culoncita sabrosa de su vieja y yo se la daba.

7:31 1802 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 3,00 de 5)
Cargando…
Descripción

Por fin pude cogerme ese hermoso culote con el que tenía años fantaseando mientras le zampaba la reata a la gorda fofa de mi vieja. Recuerdo que tanto mi compadre como yo fuimos tras sus huesitos apenas la morra se mudó con sus jefes aquí, pero él me ganó porque ya se había divorciado y la morra no quería meterse en pedos con un vato casado como yo. Creo que su rechazo me hizo obsesionarme más con la hembra, así que ahora que se me presentó la oportunidad de chingármela, la aproveché. Como el compadre es bien cabrón, y la putita bien interesada, no hubo pedo en que me la compartiera, dinero es dinero. Eso sí, quiso estar presente para vigilar que no me pasara de verga, pero se calentó de ver a su mujer tan putita y quiso unirse a la cogida.