Mi hermana creyó que no había nadie en casa y se abrió de patas

1:25 1318 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

Sé que estarán diciéndome que soy un pinche pervertido por ver con ojos de lujuria a mi hermanita, la dulce e inocente nenita hermosa a la que cuide y vi crecer, hasta convertirse en una hembra caliente bien rica a la que ya no podía abrazar sin tener que cuidar que no se dé cuenta de lo duro que me pone la verga. Pero ya alcancé el límite ahora que a la putita se le ocurrió que era una buena idea meter a su novio a la casa y ponerle las patas al hombro para que el cabrón se la deje ir entera, creyendo que no había nadie en casa sin siquiera molestarle en comprobarlo. Mejor, ahora tengo un delicioso recuerdo de mi amor prohibido.