Mi hermosa cuñadita vino a pasar unas semanas a Torreón y ahora soy adicto a chupar sus ricas tetas de hembra en celo.

9:28 1631 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

Nunca había conocido a nadie de la familia de mi morra, y ni falta hacía. Pero su hermana tuvo pedos en Sinaloa y sus jefes la mandaron a pasar una temporada con nosotros en lo que se calmaba el desmadre. Al principio no hablábamos, pero estaba tan bonita que me esforcé en ganarme su confianza. Ahí fue cuando me confesó que había sido la hembra de un vato que jala mucho ahí, pero que era peligroso, así que sus papás decidieron alejarla antes de que se metiera en pedos serios. Eso me bastó para ver lo putita que era y lo necesita de atención que estaba, así que sólo tuve que consentirla un par de semanas para que la golfita terminara montándose en mi verga.