Mi jefa se convierte en una perrita caliente en cuanto se abre de patas sobre la cama para que le dé el chorizo que tanto le falta.

2:02 1180 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

En la oficina todos le tiene miedo a mi jefa porque es bien cabrona, pero eso es porque no la han visto cabalgando para ensartarse mi estaca y rogándome para que le zampe la reata más duro en su panochita golosa como a toda una putita sumisa. Todo empezó en la fiesta de Navidad, cuando la empresa organizó una fiesta que acabó en tremenda pedota. Ella se puso tan mal, que enseguida mis compañeros de los otros departamentos me la dejaron encargada para que fuera yo a dejarla a su casa. Pero en el camino se le fue la lengua y me confesó que llevaba un año sin coger porque todos los hombres le tenían miedo y que la conchita le ardía de ganas de tener un chilote metido entre las piernas, al mismo tiempo que comenzaba a acariciarse las tetas y dedearse la panocha.