Mi vieja quería sentir el pito de otro macho en la panocha y acepté compartirla con otro vato si se dejaba meter las dos vergas a la vez.

00:39 1224 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

Me enamoré de la perra antes de saber lo putona que era en realidad. Parecía una niña tan inocente, yendo todos los domingos con su familia a la misa de mediodía que incluso llegué a pensar que iba a ser todo un reto comerme su panocha. Obviamente no fue así y en la primera oportunidad que tuvimos no sólo se dejó manosear sus hoyitos, sino que se bajó a darme una tremenda mamada que me dejó completamente prendado a su putería. Alguna vez quise reclamarle lo putita que había sido, pero me contestó, y con razón, que era eso lo que más me prendía de estar con ella, así que cuando me propuso que tuviéramos sexo con otras morras y morros, acepté a condición de que siempre estuviera yo cuando otro cabrón se la cogiera.