“¿No querías verga, puta? Pues sácanos la leche” dijo mi amigo y se sacó el chile mientras me hacía una seña para que siguiera cogiendo a su morra.

00:15 1406 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

Me pasé de hijo de puta y lo sé, pero la morra de mi amigo se pasó de puta. Fue ella quien buscaba a cada rato quedarse a solas conmigo, platicaba de sexo y me contaba sus fantasías más calientes, entre las que estaba serle infiel a mi compa. Un día que fueron a pistear a mi casa, trajo una putifalda y, cuando mi amigo no estaba viendo, se abrió de patas para que viera que no traía bragas y pudiera contemplar su chocho a pelo. Después preguntó donde estaba mi baño y le dije que la llevaba. En su lugar, la agarré y la aventé sobre la cama, me saqué la reata y comencé a metérsela salvajemente sin lubricarla. La morra no pudo aguantarse unos gritos de placer y en chinga llegó mi compa para descubrirme metiéndole el chile a su vieja, pero en vez de encabronarse se sacó el chile y puso a mamar a su putita.