No se quería dejar porque pensó que le iba a doler, pero una vez que sintió la verga bien adentro, ella solita se movía para que le metiera hasta los huevos.

7:59 1367 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

Mi novia en turno es una chavita fresa y bien persignada, así que no me quería dar su culito hasta que nos casáramos. Pero el diablo pudo más y yo mismo la convencí de que me soltara el culo. Al principio no quería, se hizo la difícil, pero una vez que le clavé toda mi herramienta en su culito recién estrenado, no paraba de ensartarse ella solita. Me encanta escuchar como suena su culito blanco cuando le estrello mis huevos mientras me la penetro.