¡Pobre putita sabrosa! El culero de su esposo necesitaba una feria y me dejó de garantía el chocho caliente de su hermosa hembra.

6:25 101 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 3,00 de 5)
Cargando…
Descripción

El cabrón esposo de esta vieja es adicto a los casinos y la mamada, la neta sus pedos no me interesa pero sí que me devuelvan mi lana. Así que después de una calentadita, el putito estaba desesperado porque le diera más tiempo para saldar su deuda. Agarré y le dije que tenía que dejarme algo en garantía, y el culero, que no quiso soltar su carro o algo así, me fue a dejar a su hermosa vieja tetona. Me dio lástima la putita porque fue voluntariamente a ayudar a su esposo, pero ahora si que el que por su gusto muere hasta la muerte le sabe, y después de echarle una buena miradita a sus lindas nalguitas y su buen par de melones, acepté que me la dejara en calidad de putita en lo que termina de pagar la deuda.