Se nos ponchó una llanta y tuvimos que pasar el resto de la noche en el coche. Pero no nos aburrimos porque mi vieja se puso cachonda y se montó en mi verga.

1:11 1393 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

Fuimos con la familia hacia Veracruz, pero mi vieja y yo nos adelantamos un día porque salimos antes del trabajo. Nos agarró la noche en la carretera cuando nos dimos cuenta que traíamos una llanta baja, estaba ponchada. Le llamé a mis suegros y dijeron que nos alcanzaban a primera hora de la mañana con una llanta nueva, pero tendríamos que pasar la noche ahí. No hubo pedo, porque mi vieja salvó la situación y se comenzó a desnudar. Le dije que no estaba de humor, pero se pasó a los asientos de atrás, se abrió de patas y comenzó a dedearse la panocha. Ya no aguanté más y fui a meterle la verga para que se le bajara lo puta y me deslechó tan chingón que ni vi pasar el tiempo.