Terminé regalándole una megacogida a mi sobrina en su cumpleaños cuando me llamó bien peda para que la fuera a buscar.

9:34 1078 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

Ahora que cumplió años, mi sobrina organizó una megapeda con todos sus amigos para festeja en grande. Salieron a un antro de la zona, pero todos sus amigos acabaron tan borrachos que me llamó para que la fuera a buscar (obviamente no iba a avisarle a sus padres). Cuando llegué, estaba en la calle con la falda levantada, mostrando sus deliciosas piernas blancas. Me puse duro enseguida y la subí al coche untándole la verga sin que ella reaccionara siquiera. Mi vieja no estaba en casa así que aproveché para meterla al cuarto, recostarla en la cama y desnudarla. Comencé a acariciar sus chichotas blancas y a morder sus pezones sin que me rechazara, así que bajé a comerle la pepa y ella sólo dejaba escapar gemidos de placer. Una vez bien mojada, me puse detrás de su culote apretado y me la estuve clavando hasta que me vacié en ella. A la mañana siguiente, la putita no recordó nada.