Todavía le dieron ganas de tocarse cuando habíamos terminado de fornicar

147 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

Estaba en el motel con esta cabrona, la neta es que cogía bien chingón y tenía unos encantos a los que era difícil resistirme, ella me dijo que tenía muchas ganas de hacerlo conmigo y nos lanzamos para allá, ya en el acto se le sentía bien calientita esa panocha, ella es estrecha así que era de esas que apretaba mucho, estaba bien mojada, ya la pucha se le sentía tan babosa que era probable que hubiera llegado a un orgasmo, incluso se empezó a tocar la vagina cuando yo ya me sentía medio cansado, me sorprendí con el aguante de esta vieja, fue una buena cogida, esta cabrona realmente tiene potencial.