Vengándome de la morra tatuadora, le dije que me había dolido un chingo su piquete, que se dejara picar para que viera lo que se sentía

2 min 721 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

Esta reinita estaba con sus mamadas cuando me estaba haciendo un tatuaje, Nada más hablando por teléfono y haciéndose pendeja, como era la primera vez no se si debía doler tanto, total que de todos modos le dije que si un día me dejara picarla se iba a dar cuenta de lo culero que se sentía, la puta me entendió picar de coger y ni modo que le dijera que no a esa raya